Que importante es tener un equilibrio en la composición de una marca, tanto si lleva imagotipo cómo sino. Todas sus partes dará cómo resultado que esa marca sea agradable y aceptada para el público o ser rechazada.

Una marca debe llevar varios elementos, pero uno de los más importantes es siempre su tipografía, ésta debe ser clara, apropiada para el tipo de empresa y de buena lectura.

Yo he visto un sinfín de marcas con tipografías que a mi parecer les hacía falta fuerza, concordancia con lo que querían transmitir y eso después se traduce en que visualmente no sea recordada por el usuario.

Voy a mostrarte un ejercicio que he realizado con una marca diseñada por mí a ver que te parece. Pongamos que tenemos estas dos fuentes que nos gustan, por la razón que sean.

Las dos funcionan, sin acompañar a ninguna imagen, y cada una transmite una sensación diferente.

La primera es una tipografía elegante, clara, de fácil lectura y que sus mayúsculas son claramente legibles.

La segunda es una tipografía romántica, vintage, la que utilizarías para un anticuario, o una invitación de boda con aires retro, pero ojo, las mayúsculas deben ser de poco uso dado que su lectura no es nada clara.

Por lo tanto, cómo vas a ver a continuación, la marca de “El món de les Plantes” que la creé con la primera opción, que le da armonía, equilibrio y correcta lectura, con la segunda rompe estos esquemas tan importantes para una marca; ensucia, no es legible cómo debería y al intercalar la P mayúscula ya mancha en exceso.

Por lo que de ahí, que cuando hay que realizar un diseño, no todo se basa en poner una tipo, una imagen y chao. Se debe estudiar, buscar y trabajar para realizar una marca óptima y correcta.

Sobre el autor

Diseñadora gráfica e inquieta. Fundadora de Virutes y propietaria de una mix de yorky adoptada que junto a mi hija son mis amores.

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *